Cómo empezar a trabajar con Depilación

Publicado por ivan wawryniuk on

La mayoría de los hombres y mujeres están cada vez más preocupados por su apariencia, y la depilación con cera es un aspecto muy importante en este contexto.

Echa un vistazo a los consejos para iniciar tu negocio:

Espacio: La estructura básica de una empresa de servicios de depilación debe contar con un conjunto de salas o ambientes delimitados, preparados para cada tipo de servicio o servicio.
Los empresarios que prefieran atender a domicilio tendrán como servicio diferencial su desplazamiento o el de sus profesionales, requiriendo la disponibilidad y observación de los productos y complementos necesarios para la correcta prestación del servicio.

Mercancías: el stock de productos debe ser mínimo, con el fin de generar el menor impacto en la asignación de capital de trabajo. El stock mínimo debe calcularse teniendo en cuenta el número de días entre la orden de compra y la entrega de los productos en la sede de la empresa.

Productos: deben consultarse atentamente, quedando prohibido el uso de productos caducados o sin autorización por motivos sanitarios.
Canales de distribución: Actualmente también podemos contar con el apoyo del marketing digital y el poder de las redes sociales. Los usuarios ávidos de información, noticias y tendencias, buscan en estos canales nuevos proveedores y experiencias. Además de ser gratuito, existen grandes posibilidades de crecimiento de la red por medios orgánicos sin necesidad de inversiones iniciales.

Servicio: Invierta en la calidad general del servicio al cliente, es decir: calidad de servicio, ambiente agradable, profesionales atentos, respetuosos e interesados ​​en el cliente, además de comodidades adicionales como estacionamiento, fácil programación, reuniones de horarios, etc.

Fidelización: Intentar fidelizar al cliente con acciones de postventa, tales como: envío de mensajes personalizados, comunicación de nuevos servicios y contacto telefónico, recordándole los plazos para la continuidad de los tratamientos.

Comparta este artículo